Satipo – Piscina Natural de Betania

Satipo - Piscina Natural de Betania 11

La mano del hombre ha creado prodigios casi divinos que subyugan el corazón y las almas de quienes los contemplan pero nada, absolutamente nada, puede compararse con la magistral y artística mano de la naturaleza que cual diestra arquitecta nos recuerda nuestra verdadera dimensión con sus incomparables creaciones. Hoy tendremos la oportunidad de ver una de ellas, un lugar que muy pocos han tenido el privilegio de ver y disfrutar… En una zona de terrazas bajas que forman parte de la llanura aluvial del río Tambo y afluentes se encuentra la comunidad nativa de Betania, flanqueada por los río Tambo, el mas importante de la provincia de Satipo, y el río Samaireni, objetivo de nuestra visita.

En este sector la roca sedimentaria ha sido el material elegido para la construcción de esta fantasía, cuya concepción se acrecienta con la presencia de las aguas del Samaireni, que bajan cantarinas por las colinas aledañas, pobladas de impenetrables bosques, y forman una larga fila de duchas naturales y a poca distancia, aguas abajo, la impresionante piscina. Todo es de piedra, incluido el lecho del río, que acrecienta de manera sorprendente la transparencia de las aguas, que reflejan los colores verdolaga del monte que pretende cubrirlo todo con su maraña pletórica de vida, y es el lugar de recreación predilecta de los asháninkas y por supuesto de quienes la visitamos. Allí toda reminiscencia de la “civilización” desaparece para entregarse del todo a los brazos de la naturaleza que juega con nosotros transportándonos hacia los tiernos recuerdos de nuestra niñez.

No hay dudas, el paraíso tiene que ser así, con gente inocente disfrutando de la vida, la naturaleza bondadosa mostrando sus encantos y como telón de fondo el sonido de las aguas cristalinas, el dulce canto de las aves, los insectos y el viento en el follaje que conforman una armoniosa sinfonía que invita al descanso, la meditación y la inspiración.

¿Como llegar a Piscina Natural de Betania?

Afortunadamente para ingresar a este paraíso no son necesarios los trámites con San Pedro y lo único que tiene que hacer, si se encuentra en alguna bulliciosa ciudad costera o andina, es ubicar los terminales para buses que se dirigen hacia la provincia de Satipo en la Región Junín, llamada también Selva Central del Perú, y elegir entre una variada oferta de pasajes que van desde los S/. 35.00 en buses convencionales, hasta los S/.70.00 en buses cama con todos los servicios a bordo como calefacción (El tenebroso paso de Ticlio es ahora solo un lejano recuerdo), terramozas, servicios higiénicos, música, videos, etc. Las salidas por lo general son a partir de las 9 de la noche, aunque también hay salidas diurnas, y el tiempo de viaje es de unas 8 horas (429 Km) a través de una excelente carretera asfaltada.

Una vez en Satipo se puede elegir entre una variada gama de buenos servicios de hospedaje y albergues campestres como el Nights Inn, Bungalows Hurtado, Mordiscos, entre otros y aprovechar el día para conocer algunos de los atractivos cercanos como el Museo Particular Callegari, los misteriosos petroglifos de Paratushiali y Huanacaure, las cataratas de la Resistencia o simplemente pasear por la campiña satipeña para luego almorzar en algunos de los restaurantes turísticos de la zona como La Anaconda, el Ven y Verás, La Laguna Blanca, etc.

Si su intención y su físico le permiten seguir ruta tendrá que apurarse y tomar los autos (recomendado) que en dos horas lo transportarán por una carretera afirmada hasta Puerto Ocopa, antiguo bastión de los Misioneros Franciscanos asentados allí desde 1918 y rodeados por la comunidad de nativos asháninka del mismo nombre. 5 minutos después se encuentra Puerto Chata, el centro comercial de la zona y punto de partida de los botes que hacen el recorrido hasta la vecina provincia de Atalaya (Región Ucayali). Debo indicar que los botes tienen como hora de partida las 10 de la mañana, por lo que es necesario llegar temprano a fin de alcanzar asientos (en algunos casos acolchados) y colocarse el chaleco salvavidas. El viaje fluvial es muy pintoresco, a pocos minutos de salir de Puerto Chata, vía río Perené, pasamos por Puerto Prado, capital del distrito de Río Tambo, ubicado frente a la confluencia de los ríos Ene y Perené que forman el río Tambo el mismo que mas adelante se une con el Urubamba para formar el gran Ucayali, uno de los principales afluentes del colosal río Amazonas, pero nuestro destino no irá tan lejos en esta ocasión y solo navegaremos unas 4 horas que se harán cortas contemplando el paisaje de belleza abrumadora que acompaña durante el trayecto. Una vez en Betania, ubicada a poca distancia de las orillas del río Tambo, es necesario solicitar el permiso correspondiente a la “CART” (Central Asháninka de Rió Tambo) en SATIPO, de acuerdo al Tratado Internacional Nº 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes (1989). Una vez cumplido el protocolo se inicia una relajante caminata, con la siempre grata compañía de los nativos asháninka, y en poco mas de 50 minutos se llega al río Samaireni, el cual se cruza en reiteradas ocasiones hasta llegar a la piscina. Una vez allí… hmmm como se lo cuento, eso es indescriptible, tiene que ir allí…

Datos útiles:

  • Pasaje Lima – Satipo: S/.35.00 a S/. 70.00
  • Pasaje Satipo – Puerto Ocopa: S/.18.00
  • Pasaje Puerto Ocopa – Betania: S/.50.00
  • Ingreso a la Piscina: S/.15.00

Importante:

Es recomendable obtener una autorización de ingreso, la misma que puede recabarse gratuitamente en las oficinas descentralizadas de la Municipalidad Distrital de Río Tambo, con sede en la ciudad de Satipo, exponiendo los motivos de la visita y la relación de viajantes.

Betania no cuenta aún con centros de hospedaje por lo que es necesario llevar, a parte de los implementos básicos para transitar por la selva (agua envasada, botiquín, gafas de sol, repelente, bloqueador solar, puñal de supervivencia, impermeable, ropa de baño, etc.), una carpa y bolsa de dormir tropicalizada. En cuanto a la alimentación es posible encargar a una de las madres de familia para la preparación de los alimentos.

Satipo - Curandera asháninka Satipo - Piscina Natural de Betania 3 Satipo - Piscina Natural de Betania 8 Satipo - Piscina Natural de Betania 17 Satipo - Piscina Natural de Betania 12

Fuente / Fotos: HENRY GINES S.

Ofertas de viaje SELVA CENTRAL