Primeros Vestigios de Chanchamayo

Chanchamayo estuvo habitada originalmente   por nativos de los  grupos étnicos Piro, Amuesha y en mayor número Asháninka.

Primeros Vestigios de Chanchamayo

Sobre la base de la etimología de los nombres que predominan en la zona, se puede fácilmente deducir que la provincia de Chanchamayo estuvo originalmente habitada por nativos de los grupos étnicos Piro, Amuesha y en mayor número Asháninka, aunque de acuerdo a los numerosos restos arqueológicos encontrados en la zona habría sido habitada desde aproximadamente 3500 años atrás por alguna ancestral cultura amazónica hasta hoy no identificada. Los petroglifos, fortines, caminos empedrados, hachas de metal y piedra, agricultura en terrazas, etc. encontrados ocultos entre la tupida vegetación hacen suponer incluso de la presencia Inca por estas tierras, suposición que es categóricamente negada por los historiadores quienes afirman que la selva jamás pudo ser conquistada por el poderoso imperio por una sencilla razón: la agresividad de los indígenas que desde siempre defendieron con valor y coraje su territorio.

Sin embargo cabe destacar que desde épocas remotas existía un intercambio socio – económico y cultural entre los pobladores de la sierra y la selva,  razón por la cual es común encontrar nombres cuya raíz etimológica es el quechua. Bergman (1990) sostiene que hacia el año 1200 a.C. se había desarrollado una importante red comercial entre ellos y tenían como principal punto de encuentro el Cerro de la Sal, puesto que ese producto era el nódulo económico en que se articulaban los intercambios indígenas de la hoy llamada Selva Central.

Este acercamiento multiétnico y pluricultural permitió la temprana asimilación de algunos rasgos de las culturas pre incas, a la vez que también influenciaban en ellas. En el libro “Historia del Perú” Javier Pulgar Vidal dice al respecto: No hay cultura, entre todas las descubiertas por la arqueología peruana, que no tenga elementos típicamente selváticos”, evidenciando la importante participación de nuestros ancestros en la historia del país. Posteriormente, con la llegada de los españoles, se inicia la penetración en la selva utilizando las mismas rutas que los Incas abrieron a través de los Andes, trayendo consigo un arma mucho más poderosa y eficaz: La Religión.

Fuente/foto: Henry Gines

Ofertas de viaje SELVA CENTRAL